Saturday, April 15, 2006

Otros principios, otras dudas



Fui a ver la más reciente película mexicana en cartelera: Hijas de su madre, las Buenrostro. El título, no se me hace para nada afortunado, pero según yo hay que tener disciplina y chutarse todo tipo de cine producido por mexicanos. Fui al cine sola, reconciliándome un poco con estos días tan vacíos. Compré un ICEE tamaño jumbo y cuando salí del cine me arrepentí; el viento de Semana Santa, el sol poniéndose y el aire acondicionado del Cinemex se conjugaron contra mí. Salí del cine pensando en que la película no me había gustado, pero sobre todo en aquella escena donde Plutarco Haza acaricia el labio de una mujer mientras recita el capítulo equis de Rayuela, el de "toco tu labio", etc... me quedé pensando y luego cai en cuenta de una cosa: todavía es fecha que no superamos este libro de Cortázar. ¿Por qué será que en principio de cuentas queremos escribir una novela como ésta? ¿Por qué será que para creernos un poco cool terminamos diciendo cosas como "me gustan los principios románticos y los finales sorpresivos"? Es una duda importante porque me parece que Cortázar es apenas el inicio en la vida de un lector, es como una gran tentación para quedarse encadenado de por vida a un mundo intelectualoide y lleno de jazz. Además, el tipo éste, Oliveira es de lo más pesado, si yo me identificara con él o si quisiera ser como él, de verdad que tendría muchas ganas de ser nefasta. Esto me recuerda a un seminario que hizo Pelusi en aquellos tiempos de la escuela, su ensayo empezaba con la cita: "¿Encontraría a la Maga?" y ella contestaba: "Ojalá que no". Y la verdad, ahora deseo intensamente que a la Maga nunca se le ocurra ir al puente. En fin, que me quedé pensando en otro principio para escribir: Borrar el bebeleche de engañoso trazado.
Lejos de parecerme bello el intertexto en la película de las Buenrostro, me pareció malo, muy amateur, muy inexplicable como ella misma... o como yo misma.

3 comments:

Kickapú said...

Es verdad, es verdad. ¡Qué hueva Rayuela!
A escribir ese soneto, wey, ése que propones. Algo así, como bien dices: "Bórrale las líneas al bebeleche de engañoso trazado..."

giannina said...

jajaja, mejor escribirmos un rap. A mi aun me gusta Rayuela, pero soy incapaz de volver a leerla. Mejor cierro los ojos para deshacerlo todo...

jajaja, que hueva

Akaotome said...

Bueno, sí... no niego que el pasaje de los cíclopes me sigue gustando.... pero Oliveira es un NEFASTO, jajajaja.

Puente del rap: YO SOY TU INFIERNOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!