Monday, May 22, 2006

Hoy no me puedo ni quejar


Viernes 19 de mayo. Con menos deudas pero todavía en medio de incertidumbres financieras. El día anterior y al enterarme del sueldo de mi nuevo trabajo, decidí comprar el Tiempo Libre y cazar alguna actividad gratuita. Lógicamente había desde puestas en escena de obras de Shakespeare hasta recitales de guitarra, lectura en voz alta y cualquier cosa imaginable. El caso es que un recuadro (promoción) captó nuestra atención y cual grupi de las obras de OCESA, Ana se lanzó a hacer fila desde las once de la mañana, para ser una de las primeras quince personas en llegar y recibir un pase doble para el prestreno del musical de Nacho Cano Hoy no me puedo levantar. Así pues, el viernes 19 de mayo, enmedio de una ligera lluvia y mucho pero mucho tráfico llegamos a las 8:05 al Centro Cultural Telmex para ver aquello que por nostálgico se antojaba bueno. Como era de esperarse, todavía tardaron diez minutos más en dar la tercera llamada, o al menos eso fue lo que tardé en tomarme una piña colada en una butaca más alejada del escenario que el mismísimo Espacio Escultórico, pero bueno, eso de estar encaramada en un pequeñísimo rincón de un teatro y gratis, no me pareció tan horrible; por supuesto que los lugares han de haber sido los que, por estadística, NUNCA se venden. En algunas partes tenía que alzarme un poquitín para poder ver todo el escenario y bueno, nunca falta la cabezota que te tapa la mitad de la escenografía.
La historia se sitúa en los ochenta. Es la historia de Mario y María, los de Cruz de Navajas, o más bien, de Mario y Colate, dos cuates que querían formar su grupo y ser famosos. O para no meterme en más complicaciones, digamos que es la historia de Mario. Obviamente uno se rebana los sesos tratando de encontrar alguna similitud entre los verdaderos miembros de Mecano, pero hasta el momento no la he hallado y yo creo que se debe principalmente a dos cosas: a) que no me sé la historia de Nacho Cano o b) que no es la historia de Nacho Cano. No soy crítica de musicales ni mucho menos, el último que vi fue en el cine: Chicago. Así que probablemente mi opinión es la de una persona equis que va más al cine y oye las sinfonías clásicas en mambo, pero si Nachito Cano me preguntara cómo mejorar la obra, le diría algo así como “qué tal cortarle toda la segunda parte y terminarla en el intermedio”, porque de veras que no clarifica nada después (excepto que Colate se muere de Sida). Todo el planteamiento de la primera parte se va al caño. Me explico:

1. En la primera parte Mario le canta a María la de Cruz de Navajas, pero en la historia el que pone el cuerno es Mario y María no puede ser más de hueva porque todo tiene su límite. Lo cual convierte en injustificadísima la inserción de dicha canción en el musical.
2. Paty, la novia de otro personaje que se llama Chacas, se mete a una tina con María. Esta última dice que se va a volver lesbiana y Paty se pone sobres con ella. En eso entra el Chacas, las sorprende, hace su drama y canta Mujer contra mujer. (La mejor interpretación en toda la obra, por cierto), pero luego resulta que Paty y el Chacas se casan!!!!! Para esto, hay que decir que María no ha pelado a Mario por alguna inexplicable razón. Yo ya me había emocionado, dije, “a huevo, María es lesbiana y por eso no pela a Mario y el final va a ser que Paty y María se vuelvan amantes o algo así”... pero no.
3. María sigue sin pelar a Mario y ya casi para el intermedio, la banda de Mario que se llama Rulé, gana un concurso el mero 7 de septiembre. Durante toda la hora y media previa, María se ha estado portando como una verdadera estrecha, pero sorpresivamente el 7 de septiembre medio que pela a Mario, lo felicita, casi se besan pero le duele la cabeza y se va, en eso, una mujer facilota se pone a besuquear a Mario y María, que seguramente había olvidado que no le tocaba actuar en esa escena, entra y lo ve todo. Lo manda a la fregada y claroooooooooo, cuando se vuelven a ver “no saben si besarse en la cara o en los labios”.

Miscelanea
Hay cosas que debieron tomarse en cuenta para este musical.
1. Que si la historia se desenvuelve en Madrid, está medio cabrón que un español diga “A huevo, pinche gilipollas”
2. Que por decencia, cuando cantaron la Fuerza del Destino dijeran “contestastes que no”. Ana Torroja merece un homenaje.
3. Que Me cuesta tanto olvidarte, dedicada al difunto Colate, suena medio gay.
4. Que no cualquier actorucho de TvAzteca puede cantar Aire
5. Que definitivamente parte del éxito de Mecano radica en la voz de Ana Torroja.

Calificación del público:
• Sólo para fans
• Apta para un viernes en la noche con bajo presupuesto, es decir, sólo que te inviten o te saques un boleto

3 comments:

Kickapú said...

Me quedaré con mis CD´s del recuerdo, pues.

Akaotome said...

Jajajajaja... o puede ser que yo sea una amargada, también.

una de dos said...

No pues yo opto por los cd´s del recuerdo también.