Friday, August 18, 2006

Nachooooooo Libre

Pues lo hice. A pesar de que en ningún cine, en todo el DF, la están exhibiendo con subtítulos, fui a ver la película más esperada de todo el verano: Nacho Libre. Bueno, la más esperada por mí. Ayer me instalé en una butaca del Cinépolis de Plaza Universidad y me dispuese a disfrutar de esta película que prometía mucho de lo kitsch de la cultura de la lucha libre mexicana.
En cuanto empezó la película, Ana me dio un codazo y me dijo "Qué es esto, me trajiste a ver una película de Capulina meets El Santo????" Y entonces me di cuenta, si mezcláramos a Capulina con El Santo indudablemente obtendríamos como producto final a Nacho Libre. Y he aquí mis impresiones:
1. La fotografía está muy padre y un comentario de este tipo en una película solo puede significar dos cosas: "La historia es chafa y me distraje viendo el paisaje" o "La historia es chafa y me distraje con el colorido del paisaje".
2. La estética es buena. Pero francamente, para qué pagaría alguien los casi 50 pesos para ver cosas que puedo ver gratis saliendo del cine o los sábados en una tarde emocionante y acogedora viendo refritos en el Canal 9 (tu casa, tu canal). Me explico: todo el chiste era oir las pochadas del tipo, que el escenario, los accesorios me los sé de memoria, pero alguien decidió que los mexicanos no sólo podíamos, sino DEBÍAMOS verla doblada con estúpida voz de oso yogui.
3. Hay cosas que sí me mataron de la risa, como cuando Esqueleton, la pareja de Nacho Libre, le sacó el ojo a un adeversario sacado de película del Huracán Ramírez con un elote. Sí, señores. Le sacó el ojo con un elote preparado con mayonesa, chile, limón y queso!
4. Otro detalle tierno fue que Nacho se transporta en un triciclo motorizado. Como lo leen. Ni en mis momentos de máximo ingenio mexicano se me había ocurrido motorizar un triciclo de repartidor de Electropura.
5. AAAAAH y un detalle sublime. Ya que Nacho y Esqueleton se habían ganado al público, los pusieron a pelear "en serio" con unos contrincantes que eran como la versión salvaje y de dientes filosos de Alushe, el de Capulina, claro.
6. Por supuesto, algo que yo recomendaría fuertemente es el soundtrack. Ese como sí lo dejaron en sus idiomas originales, se puede disfrutar ampliamente. Yo salí del cine cantando: Mucha muchacha.

Por último. ¿Recomendaría Nacho Libre?
Sí, si la pueden bajar de internet en su idioma original o en su defecto si van a Mc Allen este fin de semana y la ven allá.

2 comments:

Carmen said...

No entiendo cómo te gusta torturarte viendo ese tipo de pelis, aunque me encantó lo del piquete de ojo con un elote, chile y mayonesa, hasta se me antojó, el elote. Yo he sabido de otras piquetes de ojo con brasieres Frederic, pero nunca con un elote, suele pasar.

una de dos said...

Bueno, pues yo acá, en Jiuston, tambièn la vi. Lástima que no la pudieron ver con subtítulos... Se estan viendo mal en Cinépolis y todas las cadenas de cine que no los pongan. En fin, con todo y con el refrito del Santo, se me hizo bastante palomera. Nada mejor que escuchar a Ana de la Reguera y al Esqueleto con su acento de "mexican original." Por su parte, el Nacho puede pronunciar "Encarnación" bastante bien, nada de "Encarnacioun" o "Encaranacioun". Por eso, le doy puntos. En fin, qué quieren, con algo se tiene que comprar Hollywood a la raza, o no?