Friday, February 23, 2007

Si vas a darlas... que sea al mejor postor


Tengo un nuevo trabajo. Soy maestra del CNCI, lo más cerca que he podido llegar a TV AZTECA. Llegué para una plaza de asesora, no propiamente maestra de cátedra. Se trataba como de ir orientando a los alumnos de la nueva modalidad, la PREPA PLUS. Llegué a la entrevista de trabajo y al ver mi vasta experiencia, modestia aparte, la persona en cuestión empieza a hablarme en inglés, quesque porque si yo viví en Estados Unidos, algo debía saber. Yo, súper infartada, que le digo: A mí nomás que hableme en español, seño, I´m here because I´m Spanish Teacher, verdá? So, please continue with this entrevista, I´m in a really big hurry porque Manuelito nos trae en chinga loca. En aquellos tiempos, Ana y yo todavía eramos ruleteras computacionales. Total, la mujer me ignoró y siguió hablando en inglish y yo con cara de juat le dije que sí entendía todo lo que me decía, nomás que no me daba la gana contestar. Me dijo: Are you understanding? Did you understand what I said? Con cara de frustración le contesté, I did. Y me dice: perfecto, si entiendes puedes enseñar. Te voy a programar clases en Inglés para que ganes el doble de lo que te había dicho. Cabe destacar, querido público, que no tuve escrúpulos y acepté.

Luego de ponernos medio de acuerdo, me mandaron a abrir mi cuenta al BANCO AZTECA y yo casi entré con antifaz, luego recordé que estoy viviendo en San Nico y que en realidad, más bajo no puedo caer. Regresé al CNCI muy contenta y me dijeron que debía entrar a observar una clase modelo, es decir, una asesoría modelo. Entré yo, bien ilusionada, al salón y vi el comportamiento natural de las cosas, vi cómo la maestra, cual escuela rural, atendía a chavos que llevaban Matemáticas y Biología. La cosa más natural del mundo, excepto que la maestra, cabe aclarar, es egresada de Comunicación y Periodismo.

Me trajeron toda la semana como su pendeja. Que si ven tal día a la seis, que si vuelve mañana temprano, que si mejor vuelve a venir a las seis, así hasta que por fin entré en funciones. Di mi primero clase de inglés el sábado. Le pregunto yo, bien inocente, a la mujer que me entrevistó: Bueno, ¿y ocasionalmente puedo hablarles en español? Y me contesta: Al revés, ocasionalmente puedes hablarles en inglés. Yo dije, ay qué modernos.

Luego me dicen que el lunes ya podré firmar contrato, pero que primero les ayude a hacer algo importante. Yo, servicial que soy, dije que sí. Entonces me dieron una bolsa con tres paquetes de galletas, diez vasos y una Coca de dos litros. Me dijo: pon las galletas en un plato y sirve la Coca en los vasos. Yo pensé para mis adentros: ha de ser una prueba de motricidad o de creatividad; sí, más bien de creatividad, a ver cómo combino los colores de las galletas para que se vean bonitos y a ver cómo está mi sentido del espacio con los vasos.

En fin, hice pacientemente el mandado, nomás porque ayer acabo de ver The Pursuit of Happyness y casi lloro en el cine.

3 comments:

Kickapú said...

Por Dios, yo todavía no puedo creerlo. ...che sitio weirdo.

Gloria said...

jajajajajajajajajajajajajajaja

Deberías reescribir the pursuit of happiness pero que en vez de un papá sean dos mamás, y con gemelos.

Y chale con el CNCI. Yo fui una vez a una entrevista y me hicieron lo mismo.

Darina Silverstone said...

Ah, que bonita la vida de los comunicólogos recién graduados, la verdad mejor hubieramos salido de la prepa para hacer tacos y nos ahorrabamos un par de vueltas inútiles a pedir chamba en TV Azteca... Bueno, yo si pasé de la puerta pero mi entrevista fue algo menos que descepcionante... Se pareció a la que hiciste en el CNCI, pero me tocó un entrevistador.

En fin... la felicidad es algo fácil de perseguir, pero más dificil de alcanzar.

Suerte en ello.

D.