Tuesday, July 27, 2010

Todo se derrumbó, dentro de mí, dentro de mí

Tú eres a mí lo que Alex a Monterrey. Alex destruyó Monterrey ante la mirada atónita de todos nosotros que no podíamos creer cómo un huracán chafo, una tormentita tropical pero maciza estuviera haciendo que nuestros cimientos se cayeran a pedazos.
Hay tormentas tropicales que te lloviznan tantito y te destruyen presas, puentes, caminos...

Un huracán chafita, una tormentita tropical que nos colapsó las arterias, nos reventó las venas.


Una tragedia insólita y graciosa que a nadie conmovió. Una tragedia pian pianito. Sí, ya sabíamos que venía el agua. Sí, ya teníamos nuestras previciones. Pero nos jodió, así bajita la mano, así sin mucho viento, sin mucha fuerza, sólo la constancia de lo chingaquedito.Y a qué debo dime entonces tu abandono y en que ruta tu promesa se perdió.

Tú eres a mí lo que Alex a Monterrey. Si le pudieran tomar fotos a mi alma, capturarían devastación tan pendeja. Una tragedia extraña que casi no conmovió a nadie.Si pudieran tomarle fotos a mi alma, oh, si pudieran.

2 comments:

herr Boigen said...

Comadre, es horrible ver a nuestra ciudad destruida, no solo por el huracán, sino también por esa cosa que ya todos repetimos sin parar y que por lo mismo ya no voy a repetir porque ya me cansé de ella, de su forma y de su fondo.

Akaotome said...

Yo igual... nos jodimos Monterrey.