Monday, November 21, 2011

Rituales

La gente dice de mí que soy un escándalo. No me tomo nada en serio, soy caótica y soy incapaz de seguir una rutina. Oh well, maybe they're right, pero en el fondo tengo rituales que me dan paz. En el fondo soy un caballo que vuelve al establo. En el fondo las tormentas pasan, el lodo seca, se convierte en polvo y puedes barrerlo. Y eso me pasa todos los días. No importa cuanta tristeza almacene en mi pecho. No importa cuantas lágrimas se hayan negado a rodar. Al día siguiente, con religiosidad que pondría los pelos de punta al párroco de cualquier iglesia, estaré sintonizando el 90.5 para escuchar la matinal de Radio Netherlands, media hora del acontecer de América Latina y el resumen de la prensa europea. Y no le cambiaré, porque luego seguirá Radio UDEM en el humor que me provocará la primera carcajada del día. Y la tragedia se irá. Cualquiera. No importa cuál. No importa cuál de todas las tragedias de este trágico año.
Y entonces acudiré a misa cada 14 de mes, como desde el 14 de febrero. Y será mi pretexto para llorar todo lo que no puedo llorar. Y tendré el pretexto que no consigo encontrar para besar a mi madre, para abrazar a mi hermana y para reconcilarme con la familia que no escogí, ni me escogió, pero de la cual he aprendido todos y cada uno de los significados de la soledad. La soledad por la cual opto, la que me imponen, la que busco, la que quiero, la que rechazo y aquella a la que nunca me he acostumbrado.
Y me aferro al recuerdo, me monto en el dolor de la Tía Blanca y lloro a su muerto a la vez que lloro a mis muertos. Y regreso contenta. Regreso contenta de tener un pretexto para llorar y para encontrarme con aquellos que tanto quise y tanto me quisieron. Y regreso contenta pero triste, porque recuerdo que la vida se va y que seguro lloraré por todos aquellos a los que pensé nunca iba a llorar.
Y todos los jueves estaré en el Sultán escuchando en la rockola a Espinoza Paz. Y siempre haré el mismo chiste: siempre diré que le voy a escribir para que nos grabe una versión que diga "el próximo jueves".





Y me tomaré la Coca de la tarde. Y recordaré que hay rituales que ya he dejado. Que ya no recibo tu llamada por la mañana, que he dejado de ir a Soriana, que se han acabado los martecitos, que el año acaba, que quién sabe con quién pasaré esta Navidad, que se ha acabado la sensibilidad, que soy Morrissey, que soy flemática, que soy Eminem, que estoy enojada pero eso a final de cuentas me viene valiendo madres...
Y entonces volveré al inicio. Y tal vez pueda que me canse de la matinal, de las misas y del Sultán.

1 comment:

Manuel Tenorio said...

"que quién sabe con quién pasaré esta Navidad" - Buaaaahhhhh!!!!!!! Esta sera una navidad solitaria para los Cui.