Tuesday, July 17, 2007

Dicen...

Comentan, especulan. aseguran que aún pueden verse vestigios en mi piel de locuras cometidas la semana pasada, cuando en una suerte extraña, regresé a la Ciudad del Movimiento decidida a no volver nunca más a este poblado de Santa Lucía, Villa de San Luis, La Ciudad Metropolitana Nuestra Señora de Monterrey.



Los testimonios rezan cosas como que en un acto desesperado, me subí a un anuncio panorámico en Periférico Sur, muy cerca a TV AZTECA y amenacé con lanzarme en plena hora pico. También las especulaciones afirman que me amarré a las vías del metro en un intento fallido de convencer a Ana de quedarnos por siempre jamás en la templada y lluviosa capital.

Lo que sucedió en realidad fue lo siguiente:

Yo: ¿Podemos quedarnos?

Ana: No

Yo: Voy a tirarme a las caudalosas aguas de Xochimilco en protesta

Ana: A ver quien paga tu reconstrucción facial

Yo: ¿De verdad no podemos quedarnos?

Ana: No

Y heme aquí, cual Guillermo Prieto, diciendo: ¿Es ciudad ésta o es laberinto?




Laberinto que no podré resolver.

1 comment:

Daniela said...

Ya veo que el Plantón en el Ángel de la Indepencia no funcionó tampoco...
Que bueno que volviste, se te extrañaba por estos rumbos...