Sunday, August 16, 2009

Más vale mal acompañada que sola

El jueves en la noche estaba yo en la comodidad de mi hogar cuando de pronto suena mi teléfono celular. Era una querida amiga que yo no sé qué clase de broma quiso hacerme que solo me dijo: Escucha esto.
Sí señores. Así es. Mi querida amiga estaba en el concierto de mi artista favorito: claro que sí, mis vidas adoradas, Ricardo Arjona, beshototote.
Yo, cabe destacar, grité, me desgañité, pero mi querida amiga no atendió el teléfono sino hasta que Arjona terminó de cantar y la bola de mujeres gritó a todo pulmón en la bocina del celular. Yo sólo le dije: ¿Qué clase de tortura fue ésta? Y claro, por supuesto, que me colgó porque el divo de Guatemala iba a seguir con su show.
Ok, lo reconozco, yo no cooperé. A ver, quién me manda andar en facebook haciendo test sobre cuál canción de Arjona soy y para aquellos que recuerden mi terrible historia sobre Arjona y mis recuerdos engarzados una imagen que vale más que todas las palabras que pueda expresar.
Ok, casi no se puede apreciar en su magnanimidad lo que resultó de mi test en Facebook. El punto es que me salió REALMENTE NO ESTOY TAN SOLO.
Pues no conforme con eso, ayer, mientras en una plática me quejaba con amargura de estas dos tragedias en mi vida, dije algo así como: Eso sí, el cabrón canta igualito en vivo que en sus discos. A lo que una fan de ésas que luego tiene el músico-poeta-trovador contestó: pero se ve más lindo en persona.
So... una canción más que me ata inevitablemente a este singular personaje.
¿La canción?
¿Qué otra sino la favorita de mi amiga?

Joder